INCIENSO EN LA MAÑANA. PORTADORES DE MISERICORDIA (I)

martes, octubre 20, 2015

Cada mañana enciendo mi vara de incienso y rezo. Mi oración de hoy ha sido sencilla, que mi corazón, Señor, no se encienda en ira contra nadie, que sepa responder con equilibrio a mis esperanzas frustradas, que mi vida siga trabajando por la verdad y que mis ojos sigan extendiendo una mirada compasiva al mundo.

Barra de incienso con cyclamen
 Tras esta oración me ha acompañado en esta dirección el himno de Laudes que hoy hemos rezado; preciso su contenido para vivir desde la misericordia:

 En esta luz del nuevo día
que me concedes, oh Señor,
dame mi parte de alegría
y haz que consiga ser mejor.

Dichoso yo, si al fin del día
un odio menos llevo en mí,
si una luz más mis pasos guía
y si un error más yo extinguí.

Que cada tumbo en el sendero
me vaya haciendo conocer
cada pedrusco traicionero
que mi ojo ruin no supo ver.

Que ame a los seres este día,
que a todo trance ame la luz,
que ame mi gozo y mi agonía,
que ame el amor y ame la cruz.

Incienso trinidad


Es fácil ver la vida con corazón misericordioso y compasivo, si nuestras expectativas en la vida son sinceras y sencillas.













En estos días hablamos de los misioneros de la misericordia, de aquellos que son portadores de la misericordia, decimos que Cristo es el rostro de la misericordia del Padre. Y nos lo creemos en el papel. Después está la vida, las relaciones, los problemas,  las personas a las que no puedo ver, eso es otra cosa. Para esta vida, para estas relaciones, para estos problemas estamos cargados de razones y de grandes razones, somos los únicos cargados de razón en el mundo. Pero cada persona con su razón única se enfrenta cada día a la otra persona con su razón única. Nosotros somos los únicos que sabemos resolver bien lo que ocurre en nosotros y alrededor nuestro y nos cargamos de razones y nos proveemos de armas, la voz tronante, la voz insultante, la voz hiriente y demoledora e imponemos nuestra justicia y nuestra razón. Entonces se producen las guerras internas, se traman en el corazón y sólo producen espanto.

Barra de incienso 03

Me contaban de pequeño que los vikingos eran un pueblo guerrero, hambriento de ira y violencia, sembraban terror. Nos hemos convertidos en nuevos vikingos que en vez de invocar al Dios de la misericordia, invocamos a Thor, a los antiguos dioses de la ira, del trueno y el terror. Los ejemplos podrían salir a decenas y centenas de los hogares, de las comunidades, de las sociedades ¡cómo encontrar paz y sosiego con estas invocaciones!


Buen olor


Nos hemos convertido en adictos a la irascibilidad, encontramos placer en nuestras expresiones de ira. Ello hace que no deseemos que se esfume lo que nos produce gozo y placer. También es verdad que nos puede traer graves consecuencias de diversa complejidad. ¡Si nos pudiéramos dar cuenta de cuáles son sus frutos! Para las personas que tengan cierta sensibilidad, nos haría ser capaces de vencer y dejar marchar nuestra ira y la estela de ponzoña que exhala a su paso.
           
Incienso en contexto

El monje budista Achan Brahn nos cuenta una historia que os la contaré el próximo día…. Hoy me reclaman ya mis deberes, os deseo un día armónico y compasivo....

Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

Misionero en Zimbabwe

El programa Misioneros por el Mundo, visita a nuestro misionero JoséLuis Ruíz