¡El Señor ha resucitado! ¡Aleluya!

domingo, abril 16, 2017

Si el Jueves y el Viernes Santo contemplábamos y celebrábamos la entrega de Jesús por nosotros, la muerte por amor de nues­tro redentor, y nos conmovía tanto amor y tanta entrega, hoy celebra­mos su triunfo definitivo, su RESURRECCIÓN.

Jara

 La resurrección del Señor signi­fica el triunfo de nuestro Salvador sobre la muerte y el pecado. Cris­to cargando sobre sí los pecados del mundo ha vencido la muerte y ha destruido definitivamente el pecado. Nosotros ya no estamos condenados para siempre, sino que en Él y por Él hemos sido salvados.

Este gran anuncio que la litur­gia nos hacía en la noche del Sábado Santo, en la vigilia pascual, es y debe ser para nosotros, la razón auténtica de nuestra alegría.

Retama

La celebración de la Pascua de Re­surrección deja traslucir por todos los poros la alegría del triunfo: lo que se podría considerar un fracaso se ha tornado triunfo, lo que se creía poder de la muerte se ha convertido en vic­toria de la vida. La muerte de Cris­to muestra su plena fecundidad en la resurrección.

Nos alegramos por el triunfo de nuestro Redentor, pero nos ale­gramos también por nuestro pro­pio triunfo. En su resurrección he­mos resucitado todos nosotros, los que creemos en Él, su resurrección da sentido a toda nuestra vida de discípulos y seguidores suyos, por­que, como decía san Pablo: Si Cris­to no hubiera resucitado, seríamos los más desgraciados de todos, pues estaríamos siguiendo a un muerto, pero no, Cristo ha resucitado y ya no muere más, la muerte no tiene do­minio sobre Él y con Él nosotros he­mos resucitado también.


Flor del campo 1


Si la resurrección de Cristo es y supone la resurrección de todos sus seguidores, quiere decir que noso­tros como discípulos suyos hemos de vivir desde nuestra nueva condición de muertos al pecado y resucitados a una vida nueva según Dios.

Así lo expresa san Pablo en la Carta a los Colosenses: «Sepultados con Él en el bautismo, con él tam­bién habéis resucitado por la fe en la acción de Dios, que resucitó de entre los muertos (Col 2, 12). Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cris­to sentado a la diestra de Dios. As­pirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cris­to en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vo­sotros apareceréis gloriosos con él». (Col 3, 1-5)


Brezo


La resurrección de Cristo debe impulsarnos a nosotros a vivir desde nuestra condición de Hijos de Dios. Hemos resucitado con Él a una vida nueva, de acuerdo con lo que Dios nos pide y que exige nuestra condi­ción de resucitados del pecado y de la muerte para vivir como resucita­dos a la vida de la gracia.
Conscientes del hecho más im­portante de la vida de Cristo, que es su resurrección, se nos pide compro­meternos a ser verdaderos discípu­los suyos, que encarnamos en nues­tra vida los c r i t e r i o s y valores de Cristo, el estilo de vida que Él vivió y pide para sus se­guidores.


Romero en flor


Es Cristo resucitado el que envía a los apóstoles: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bauti­zándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y en­señándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».(Mt 28, 19- 20).
Este mismo encargo nos hace a to­dos y cada uno de nosotros. Nuestra fe no es algo que tengamos que vivir a escondidas y, como dijo Benedicto XVI, guardárnosla para nosotros so­los, hemos de comunicarla, o como decía san Juan Pablo II: «Hemos de llevar a Cristo y su mensaje al cora­zón del mundo».

Con Cristo resucitado que está siempre con nosotros, hemos de decir al mundo y al hombre actual, como los apóstoles a los judíos: A aquel a quien vosotros no conocéis porque lo habéis desechado de vuestras vidas, Dios lo ha resucitado y está presente entre vosotros, se interesa por vues­tras cosas y os ama.


+ Gerardo
Obispo de Ciudad Real

Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

Misionero en Zimbabwe

El programa Misioneros por el Mundo, visita a nuestro misionero JoséLuis Ruíz