Sirviendo en familia a la Misión. Entrevista con Beni Thsuma.

jueves, enero 05, 2017

Esta entrevista ha sido realizada por José Luis Ansola Lázaro, misionero del IEME trabajando en la Misión de Dandanda. La Misión de Dandada está situada en el suroeste de Zimbabue, en la diócesis de Hwange.

foto 1

 Cuéntanos quién eres, dónde vives, algunos datos sobre tu vida….
1.    
          Salibonani! (Hola!) Gracias, en primer lugar, por permitirme esta oportunidad de poder entrar en vuestras casas con mi pequeño testimonio como creyente y catequista…
          Me llamo Beni Tshuma, y desde que nací el 29 de septiembre de 1970, vivo en Ntuthuko, comunidad bajo la misión de Dandanda (Zimbabue).
          Estudié en la Escuela Primaria de Ntuthuko y en la Escuela Secundaria de Kanyandavu-11. En la Escuela Primaria, me eligieron como delegado de clase por 2 años y, en la Secundaria, fui monitor de clases. Acabada la Escuela Secundaria, me trasladé a Bulawayo a trabajar como peón de albañil por un año. Después regresé de nuevo a Ntuthuko.
          En la Comunidad de Ntuthuko, he prestado diferentes servicios en la Escuela Primaria (Secretario de la Comisión de Desarrollo en la Escuela Primaria, y Presidente en la Asociación de padres de la misma).
          Aunque nací en una familia no-católica, que practicaba la religión tradicional; cuando crecí, yo decidí bautizarme y casarme por la Iglesia Católica. Tenemos 7 hijos (5 niñas y 2 niños), de los cuales 5 están bautizados.

foto 2


2.     Por qué quisiste convertirte en catequista dentro de la Iglesia Católica?
          En 1996, empecé a trabajar como catequista en la comunidad de Ntuthuko, cuyo patrón es S. Francisco de Asís. Para ello, recibí varios cursos de formación de catequistas. Por aquel entonces, no había ningún católico bautizado en mi comunidad –ni yo mismo lo estaba en aquel tiempo-, con lo cual “al mismo tiempo que enseñaba, me enseñaba a mí mismo”.
          Aunque yo enseñaba el catecismo y había recibido ya la formación necesaria; yo, no pude bautizarme y casarme por la Iglesia Católica hasta el año 2010 -puesto que en nuestra cultura, antes de casarnos debemos de pagar la dote a la familia de mi mujer-; este fue el motivo que retrasó la recepción de los sacramentos en mi persona. Mi confirmación tuvo lugar en el 2012.
          Decidí ser catequista por varias razones:
1.     Porque en mi comunidad, no había nadie que pudiera enseñar catecismo.
2.     Porque para mí, la fe forma parte de mi vida y quiero que esa fe sea conocida por otras personas.
3.     Para que la gente de mi comunidad deje “el viejo camino de las tradiciones” y entren en el camino de la vida nueva de Jesús; para transmitir que Jesús es el Hijo de Dios, que vino a salvarnos. Para que el mayor número de gente pueda recibir el Sacramento del Bautismo y de la Eucaristía.

3.     Cuál es tu relación con los sacerdotes y tus reponsabilidades en la Misión de Dandanda?
          Mi relación con los sacerdotes de la misión es el compartir un mismo trabajo pastoral en las comunidades que servimos y la propia vida de fe.
          Durante 2 años, he sido Responsable General de todos los Catequistas de la Misión. Este trabajo de coordinación supone, tener reuniones periódicas en la misión con todos los catequistas -tres al año, de tres días cada una- para nuestra formación  y revisión del trabajo conjunto en las diferentes comunidades de la Misión.
          Actualmente, formo parte del Equipo Pastoral de la Misión y coordino la Comisión de Liturgia.
foto3


4.     Cómo es tu trabajo COMO CATEQUISTA? Cuéntanos tu experiencia, alegrías, dificultades, cómo lo vive tu familia…

          Cómo catequista siento una gran alegría, cuando algunos de los catecúmenos que enseño, llegan a recibir el Sacramento del Bautismo y se incorporan plenamente a la vida de la Comunidad. Pero mi misión no termina aquí, tengo que continuar con este trabajo de evangelización, para que la fe recibida en los que enseño, se vea fortalecida en el día a día.
          Como miembro del Equipo de Pastoral, mi alegría está en saber que el trabajo en la Iglesia no es sólo responsabilidad de misioneros y sacerdotes, sino también de los laicos y, que todos tenemos el derecho y el deber de ser evangelizadores en nuestra comunidad. Esta experiencia ha hecho que mi fe se fortalezca y no tenga miedo a ser testigo del Evangelio.
          Por supuesto, que este trabajo pastoral no está exento de dificultades…en muchas ocasiones, los catecúmenos no vienen a las reuniones, la falta de material para poder aprender, y a veces, me entristece ver que algunos que están aprendiendo –o ya bautizados- se marchan a otras iglesias presentes en la zona.
          Los pilares en mi vida espiritual son: la Biblia, la oración y los cursos de formación que recibimos en la misión o en la Zona pastoral; y, por supuesto, la Eucaristía. Por parte de mi familia, recibo su apoyo para poder continuar con mi formación y desarrollar mi trabajo como  Catequista. Mi familia colabora conmigo animándome y participando en el trabajo misionero de la comunidad de Dandanda.

foto4


5.     ¿Cuánto tiempo inviertes en este servicio a la Comunidad Cristiana?
          Cuando se me pide un trabajo concreto en la comunidad o en la misión, mi disponibilidad es absoluta; si bien, es verdad que durante la época de siembra y recolección, me tengo que dedicar a los trabajos del campo, pues este es el único sustento de mi familia.

6.     ¿Qué les dirías a los catequistas de España que están leyendo esta entrevista?
          Que seamos conscientes que no nos hemos elegido nosotros mismos para esta misión de catequistas, es Dios mismo, el que nos ha llamado a esta misión esencial de la Iglesia.
          Somos la boca, las manos y los pies que hoy tiene Jesús, para transmitir su mensaje de vida y esperanza para toda la humanidad.
          Que hemos recibido una vocación que, como Juan el Bautista, estamos llamados a proclamar y hacer presente a Jesús en medio de la gente.
           Tenemos que pasar a la otra orilla sin ningún temor, sabiendo de quien nos hemos fiado.

¡Gracias Beni, por estas palabras llenas de ilusión, fe y  esperanza en el Señor!


Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

Misionero en Zimbabwe

El programa Misioneros por el Mundo, visita a nuestro misionero JoséLuis Ruíz