CONTINENTAL DE Lam y C (y 2)

martes, enero 24, 2017

Después de un merecido descanso visitando Salvador, acercándonos a la realidad religiosa del Candomblé, y viviendo más de cerca lo que es la experiencia “¡Levántate y Anda!”, llega el momento de seguir profundizando en la vida como misioneros y como IEME.

Salvador de Bahía
 
Dedicamos el lunes a ir poco a poco entrando en la experiencia misionera personal. Partiendo de la XI Asamblea General, entramos en una de las conclusiones de la misma: “Vivimos en la Iglesia de destino la condición de sacerdotes diocesanos misioneros con más radicalidad. Para ello primero comenzamos a entrar en nuestra propia vida de misioneros.

Asamblea 1

¿Cómo estamos insertos en la Vid? Sabemos que nuestra misión está injertada en la misma experiencia de Cristo Jesús que nos envía a dar frutos. Pero es verdad que muchas veces necesitamos la conversión de muchas de nuestras actitudes. Pero también constatamos que tenemos muchos valores que abonan nuestra vida como sacerdotes misioneros. Para poner en común nuestra reflexión usamos de la “dinámica del árbol”. Los frutos son los grandes valores que vivimos y las muchas acciones que dan vida a nuestro alrededor en estas iglesias. Unas hojas secas que son aquellas cosas en las que tenemos que cambiar y que caen al suelo, pero que se convierten en abono con las pequeñas gotas de agua que caen de nuestro sudor y trabajo, de tantas cosas que hacemos y que muchas veces no llegan a dar fruto, pero son fundamentales para abonar la tierra. 

Asamblea 3

Dimos un paso más, ir reflexionando sobre el número 93 de nuestra Asamblea: “La posibilidad de acoger temporalmente en nuestros grupos del IEME algún sacerdote nativo enviado como misionero desde otros países carentes de institución  misionera propia”. Y en ese contexto se presentó la experiencia de Bahía, en la que con un grupo de sacerdotes de diversas diócesis del Nordeste brasileño se reúnen para reflexionar y compartir la acción misionera “ad intra” y la opción misionera “alem de fronteras”. El IEME tiene una vocación a la que no debe renunciar que es la animación misionera en nuestras diócesis de destino tanto con sacerdotes como religiosos y laicos. Y a la vez pensar si nuestros grupos tienen la capacidad de acoger a sacerdotes de otros países que quieran hacer una experiencia misionera entre nosotros.


Asamblea 4
Por último estuvimos reflexionando sobre sobre el estudio sociológico que nos ofrece el ayer, el hoy y el mañana que desde la realidad sociológica nos puede ayudar a dar pasos a renovar nuestras estructuras. Mención especial tiene la realidad de diferencia entre “miembros y asociados”, realidad que tendremos que ir adaptándola pastoral y canónicamente a la nueva realidad y a los nuevos tiempos. Nos detuvimos en compartir las propuestas que cada uno de los grupos trae para ser discutidas. Que aunque algunas lo fueron, quedamos que el equipo Coordinador elaboraría una propuestas para ser discutidas y que se elevarían a la Asamblea.


Y terminamos con la celebración de la Eucaristía en la que pusimos sobre el altar todo lo que habíamos reflexionado y toda la realidad personal de cada uno y como familia del IEME. Que Dios nos bendiga. “Que Deus nos abençõe”.


Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

¿QUÉ SON LAS OMP?

¿Qué es la Obra de Propagación de la Fe ¿Qué es la Obra de Infancia Misionera ¿Qué es la Obra de San Pedro Apóstol? ¿Qué es la Pontificia Unión Misional?