SAL DE TU TIERRA

martes, octubre 04, 2016

"Sal de tu tierra, sí, pero ¿a dónde, cómo, con qué condiciones? ¿Sal de tu tierra así sin más? Estas palabras del slogan del DOMUND de este año siempre han ejercido en mí cierto atractivo, evocan países lejanos, viajes, aventuras, músicas, culturas, etc. 

afd1

Sin embargo, por mucho tiempo el “Sal de tu tierra” lo entendí como una ocurrencia para aventureros eclesiales, un “deporte de riesgo” para los más atrevidos, para “los más titanes”, para aquellos que andaban rebuscando el “más difícil todavía”. “Ser misionero” lo veía como algo que formaba parte de lo bonito, de lo brillante, de lo sobresaliente que todo el mundo admira; pero en definitiva, algo que era prescindible, accesorio, algo que realmente no se pide, y que, a todo lo más, llegan a ser consentidos o tolerados. Pues ahora que hay aquí tanto trabajo, ¿a ti se te ocurre marcharte por ahí?.

Sin embargo poco a poco llegué a comprender que es Dios mismo quien pronuncia estas palabras, es el mismo Jesús quien ordena a su Iglesia “id por todo el mundo” (Marcos 16,15), más allá de tu pueblo, más allá de tu diócesis, más allá de ti mismo. Y es una exigencia viene de Dios, y pide una respuesta: a la Iglesia, a la diócesis a las personas.

 AFD2

Ya no se trata tanto de cualidades personales u ocurrencias individuales, cuanto del ser o no ser de la Iglesia, del ser o no ser de una palabra que tiene que ser conocida y que es causa de liberación para mucha gente y para muchos pueblos, ya lejanos ya cercanos.


“Sal de tu tierra”, ¿a dónde?, ¡qué importa! ¿No viene de Él la invitación?, pues Él será el garante del viaje, aún a las islas más remotas, a los desafíos que no estaban previstos, a los obstáculos para los que no estabas preparado, a las pruebas que no estaban programadas, a los cambios para los que no te habían avisado, a… Tú ponte en camino, pues no serán tus cualidades, habilidades, destrezas y experiencia quienes garantizan el viaje, sino la confianza en Aquél que te invita y te asegura “yo estaré con vosotros todos los días”.

afd3

“Sal de tu tierra” cómo, con qué condiciones. No hay condiciones; o sí, hay una condición: estar enamorado; estar entusiasmado porque has encontrado la perla escondida que vale más que todas las demás perlas, y quieres que todos la conozcan, la disfruten y también la posean. Solo este entusiasmo nos puede hacer caminar como Iglesia y salir de nosotros mismos, a pesar de nuestros miedos, a pesar de nuestras inseguridades personales o institucionales. ¿No es Dios el dueño de esta empresa? Por si lo habíamos olvidado Él mismo nos lo recuerda: “Si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles…” (Salmo 126) “Sal de tu tierra” es salir del terruño, es salir de la rutina, de lo de siempre; es, en definitiva, el salir de uno mismo (para más cerca o para más lejos, pero salir), es dejarse guiar, es dejarse seducir por Dios. Y Él te conducirá (y conducirá a la Iglesia) a donde nunca habías imaginado poder llegar."

afd4




Antonio Fernández Domínguez – Misionero del IEME en Zambia

Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

¿QUÉ SON LAS OMP?

¿Qué es la Obra de Propagación de la Fe ¿Qué es la Obra de Infancia Misionera ¿Qué es la Obra de San Pedro Apóstol? ¿Qué es la Pontificia Unión Misional?