,

Beato Oscar A. Romero, pastor y mártir

miércoles, mayo 27, 2015

John Duigan dirigió la película Romero (EEUU 1989), con Raúl Julia como actor interpretando al que ha sido proclamado desde el día 23 de mayo, beato mártir oficial de la Iglesia, Mons. Oscar Arnulfo Romero. 

Wetmister

La película me resultó entonces impactante. Tiene como trasfondo y base los contextos y realidad de opresión en la que vivió el pueblo salvadoreño y la postura que fue tomando en su momento el obispo Oscar Arnulfo Romero. En realidad para quienes hemos seguido la vida de Mons. Romero hemos de decir que la película refleja bien  su proceso de conversión a los pobres. Al que en su día Pedro Casaldáliga llamó  San Romero de América es ya una realidad.

Cartel beatificación


¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.
Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.
Romero de la Pascua latinoamericana.
Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

Oscar A. Romero, en su contacto y experiencia de relación con sus sacerdotes y con sus diocesanos vivió de una manera reflexiva su propio proceso de conversión al Dios de la vida y de los pobres. El sacerdote y obispo, vivía ajeno a la realidad de su pueblo. Enclaustrado en la vida religiosa aburguesada, su vida cristiana había quedado reducida a las relaciones de la clase social media y alta. Su palabra no estaba sino hecha por lo aprendido en la atmósfera burguesa y en los libros. Mientras tanto El Salvador, el más pequeño país centroamericano, con una población de unos 6 millones de habitantes estaba dominado por unas cuantas familias terratenientes que tenían de su parte al ejército, al poder y a la propia Iglesia y entre ésta, al obispo Romero.


Manifestación El nombramiento como arzobispo de El Salvador le hace asomarse a un sector de la Iglesia salvadoreña más enfangada con la realidad. El pueblo llano, las comunidades de base y representantes de la teología de la liberación, personalizada en el sacerdote jesuita Rutilio Grande, serán el nuevo rostro de su Iglesia. Estos cristianos serán quienes en un catecumenado de vida ayudarán a abrir los ojos a la realidad que se vivía. La película lleva el mismo ritmo catecumenal que irán produciendo la reflexión, la oración y la conversión del obispo ante la injusticia, violencia, y codicia de los poderosos.

rotulo


Tu pobrería sí te acompañaba,
en desespero fiel,
pastor y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

Al obispo se le caerán las escamas de su visión de manera total ante el asesinato del padre Rutilio. La muerte del jesuita y amigo Rutilio Grande colma el vaso y hacen cambiar de postura a Romero. En ese momento denuncia, ora, ruega y se pone del lado de los pobres… y termina pagando con su propia vida. El 24 de marzo de 1980 es asesinado el hombre, sacerdote y pastor del pueblo, cuando celebraba el sacrificio de Cristo.


Reliquias

La guerra civil que desde años atrás había estado latente y que duró doce años ha generado un lastre de dolor y miseria. El sacrificio del obispo Romero no se olvidó pese al intento de dejar su muerte impune y su sacrificio devaluado por político e ideológico. Hasta el día de hoy se abalanzan contra el inocente y el salmo se nos hace memoria.

No entregues a las bestias la vida de tu tórtola
no olvides para siempre la vida de tus humildes.
Recuerda tu alianza, pues hasta el último rincón
está llena la tierra de violencia.
Que no quede defraudado el oprimido,
que el pobre y el desvalido alaben tu nombre.
Levántate, oh Dios defiende tu causa,
recuerda cómo te ultraja el insensato todo el día.

(Sal 74,18-22)

Luis M. Avilés Patiño

Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

Misionero en Zimbabwe

El programa Misioneros por el Mundo, visita a nuestro misionero JoséLuis Ruíz