REVISTA ID nº418

viernes, marzo 20, 2015



Cuando la mitad de España está entre nieve carámbanos y la otra mitad aterida de un frío que congela también, aparece este nuevo número de ID para calentar la vida, no ya la de nuestros cuerpos sino la de nuestra alma misionera. Con el corazón en ascuas el cuerpo cobra también vida.

En tos arranques de este nuevo año 2015 ya se oyeron Las voces del IEME en esos días de Epifanía, cuando el día se hace fiesta y regale. En aquel momento celebrábamos La manifestación de todo un Dios entre nosotros, hecho misterio de Luz, cercanía y esperanza. Un gran regalo de ternura nos envolvía con papel de celofán divino. Nos acariciaba especialmente la esperanza para la humanidad en oscuridad, en lejanía y herida brutalmente por desatendidos clamores de compasión.

En este número traemos cuanta vida podemos. La vida en realidad es más ancha y más generosa que estas limitadas páginas. El arte de escribir es en definitiva un saber aquilatar y condensar cuanto vibra en el corazón. Los testimonios como Las reflexiones, experiencias, reflexiones, deseos, necesidades, etc que por estas líneas y párrafos fluyen no son otra cosa que un resumen de vida entregada, de vida ofrecida, de vida llena de generosidad para hombres y mujeres de todos los continentes y pueblos, lenguas y naciones.


Que el rostro que ofrecemos en esta portada sea la expresión de que cada vida que se entrega, tiene rostro y nombre y con cada rostro y cada nombre hay corazón que siente, una memoria que se hace presente  y agradecimiento que se ofrece a todos. Y ello enardece el corazón.






Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

Misionero en Zimbabwe

El programa Misioneros por el Mundo, visita a nuestro misionero JoséLuis Ruíz